ICONO Cine… Directorios Digitales de la Industria Fílmica

#ICONOFilmFestival
#IndustriaFílmica

Los Festivales de cine son muchos y todos compiten entre si…. Estar en #Cannes, o en #Sundance, no es menos importante que hacer presencia en Festivales de nicho en CDMX, o en los festivales de #CareyesFilmFestival o #MoreliaFilmFestival o el mismo #FICG de Guadalajara. Los productores y realizadores circulan en todos ellos. Estar en este festival les posiciona, les empodera y les exhibe siempre.

Por: Alvaro López #MundosDigitalesICONO. Los cineastas (Productores y Directores… inclusive Actores y gente del reparto) desean por lo menos obtener reconocimiento a su trabajo por parte de la crítica, promoción y publicidad a su trabajo y audiencia, gente que vea la película de cualquier forma (Salas de Cine, en Festivales, y porque no en las redes sociales).

Producir un FILM, no es económico, por más que las tecnologías y la creatividad de directores se apliquen con ingenio y estrategias financieras de aportación múltiple (Todos ponen talento y pocos cobran). Estar presentes en los Festivales Internacionales tiene un costo como todo y un gasto para vivir una experiencia de competencia. Lograr obtener varias copias del film para ir a salas de exhibición woow además de ingenio, contactos y recibir la oportunidad van de la mano de los distribuidores que reciben miles de opciones todos los días para ser llevados a salas. Y para estar con una presencia regional e internacional, todo eso cuesta.

Inscribirse en ICONO FILM FESTIVAL es simple, sencillo, se recibe promoción, difusión, empoderamiento profesional y #PosicionamientoWEB para ser identificado en una industria muy competida, muy demandada y muy polifacética. A Guillermo del Toro le llevó 25 años lograr dos premios OSCAR y muchas películas no todas taquilleras que hayan sido negocio. Los Espacios para FILMMAKERS

Cortos, Películas, Animaciones…

El cine es un negocio. Es el #SéptimoArte y muchas veces el #ArteyCULTURA no van de la mano junto con la #RentabilidadEmpresarial que una inversión por mínima que sea debe de redituar. Una película debe de ser vista, reconocida y rentable. Ir a la taquilla requiere de muchos pasos. ICONO Film Festival, es un #DirectorioDigital Especializado en la #IndustriadeCINE, que empodera a #GentedeCINE.

Para la elaboración de este reportaje nos dimos a la tarea de visitar vía internet cientos, de páginas web que nos muestran la cantidad infinita de festivales que compiten entre si… todos abiertos a recibir propuestas de #FILMMAKERS.

Cada país del orbe tiene no uno sino varios festivales de cine. Un festival de cine es primero una fiesta y luego, casi inmediatamente, una instancia de negocios. La fiesta viene denotada desde el nombre: juntarse a ver películas es de por sí un evento celebrable. La instancia de negocios viene a ser una consecuencia natural de esa fiesta. La experiencia nos indica que se habla con más soltura de proyectos y deseos en un lugar ruidoso donde apenas pueden escucharnos que en uno demasiado rígido. Es, además, en los lugares ruidosos donde nos llevamos una primera impresión de las personas. Una buena cantidad de negocios futuros (producciones, coproducciones, contratos de distribución, invitaciones a otros festivales, proyectos) comienzan a gestarse en los festivales. Los negocios son una estrategia de ocultamiento: permiten justificar de una manera adulta la asistencia a un festival de cine ante el resto de las personas. Pero también son un fenómeno cada vez más importante (y en algunos casos, lo más importante) dentro muchos festivales.

Lo curioso y casi increíble de los festivales de cine es que sus asistentes, a menudo, se olvidan de aquello que los convoca: las películas que se exhiben. Esto se explica porque buena parte de los asistentes a un festival de cine no ven películas; conversan con otros que hacen películas. Las películas dentro de festivales tradicionales las ven: los críticos, periodistas, programadores de otros festivales, cinéfilos duros y público en general (para no decir algo tan feo como “cinéfilos blandos”). También están los jurados, pero ellos alcanzan a ver solo las películas que les compete su labor de jurado, que habitualmente es intensa y deja poco tiempo para entrar a ver otras cintas.. Los periodistas y los críticos se llevan impresiones de las películas en competencia y las comunican a las audiencias; los programadores chequean aquella cinta de la cual le han hablado tanto o de aquel director o productor que conoció la noche anterior en un cóctel, y los cinéfilos acrecientan su colección de recuerdos cinematográficos con películas que -a menudo- se habrían hecho muy difíciles de ver de otra forma.

Hay algo muy perverso en toda esta lógica, y tiene que ver con la influencia que pueden tener los festivales en las políticas de producción y en los fondos internacionales de financiamiento para el cine. En la actualidad una película que gana un festival de cine no garantiza necesariamente su distribución o venta comercial (aunque existen premios en festivales que son precisamente eso: un contrato de distribución en un territorio) pero sí permite instalar (o reafirmar) el nombre de un director o película dentro de un ambiente cultural. El negocio de los festivales de cine es el negocio del prestigio: los festivales se legitiman en cuanto premian películas que “prestigian” al festival, y las películas se abren en camino en cuanto logran premios o reconocimientos en festivales “prestigiosos”. Eso explica cierta obsesión de los festivales de cine por los nuevos talentos. Desde una perspectiva cinéfila e histórica del cine, son muy pocas las “primeras” o “segundas” películas de directores relevantes en la carrera de un cineasta. La madurez creativa de todos los grandes directores de cine la encontramos a menudo pasada la primera mitad de su carrera. El mito romántico del talento natural en el cine es eso, un mito, perpetuado por los festivales de cine.

EN ICONO no hay competencia, por el contrario es un empoderamiento a los realizadores y a sus equipos de trabajo, esto motiva a estar presente en un evento hoy 100% Digital que está respaldado por una naciente industria que tiene sus espacios en la Nube de la WEB. Desde ahí conectamos a quienes desde los buscadores están al pendiente de aquellas películas que pueden ser exhibidas en forma exponencial.A través de una serie de reportajes, se documenta en forma mensual el trabajo de un desarrollador de películas. Al inscribirse a nuestro proyecto, se adquiere un #POBoxDigital en el que se deposita como en cualquier expediente, toda la información que contiene una película, una producción o un equipo de trabajo.

El costo es bajo y es de $5000 pesos ($250 USD), que se completan con diez pagos de $1500 pesos ($75USD) por espacio de 10 meses. El programa dará resultados a partir de semana número doce. Estar presente en nuestros directorios especializados así como en diferentes locaciones (Website Blogs) empodera y posiciona el nombre, marca y realizador de las películas como tal. El proyecto es permanente y permite a las películas y sus realizadores estar fuera de la fiesta para adentrarse en los contextos propios de la industria como es el talento de los componentes que hacen de este sector una de las industrias más poderosas del mundo.

Para más información, acudan a nosotros. Soy #AlvaroLópezTostado y somos #EmpresariosDigitales, que bajo modelos de formato editorial hemos dado posicionamiento clave a productos, marcas, personajes y a sus empresas por espacio de un lustro.

52+1(33) 1412-7084
Twitter.com/ICONO50
alta@altacorporativo.com
AltaCorporativo.com

 

Anuncios